Foro Europeo de Cultura 2011 3/4

Sesión de clausura. Jan Truszczynski. DG Educación y Cultura. Comisión Europea

La segunda jornada del “European Culture Forum”, el viernes 21 de octubre de 2011,  contó con un enfoque más abierto que la primera – que había estado ligada esencialmente al tema de la digitalización y de las industrias culturales y creativas – y consistió en dos sesiones plenarias, dos sesiones paralelas de espacios informativos y un mensaje de clausura. Esta nota presenta una breve reseña de las presentaciones de ese día y completa las dos anteriores (1/4 y 2/4) que he dedicado a este Fórum en que participé, mientras que la nota siguiente (4/4) incluirá algunos puntos críticos que han llamado mi atención con respecto al contenido y el desarrollo de la conferencia.

Panel 3 – La Cultura, ¿una inversión inteligente para las regiones europeas?

Los puntos de partida en el programa indicaban: “El papel crucial  de la cultura y de las industrias creativas en el desarrollo económico y social a nivel local y regional es cada vez más reconocido. Sin embargo, las complejas relaciones entre los activos culturales tradicionales (patrimonio, instituciones culturales dinámicas y servicios) y el desarrollo de negocios creativos o de turismo requieren todavía una mejor comprensión. ¿Cuáles son las inversiones fundamentales a nivel local y regional que pueden contribuir a los ‘ecosistemas creativos’? ¿Cómo se puede ayudar a las regiones para que hagan inversiones inteligentes (smart investments) en la cultura?” (Mi traducción).

La presentación “Carte blanche” de este panel fue dada al alcalde de Wroclaw, la ciudad polaca que ha sido designada Capital europea de la Cultura 2016 junto con Donostia / San Sebastián en España. Rafał Dutkiewicz comenzó con un aspecto esencial para comprender su ciudad milenaria: el legado de los numerosos cambios de fronteras en torno a ella. En particular, hasta antes del final de la Segunda Guerra Mundial, se llamaba Breslau y formaba parte de Alemania. En 1945, por los acuerdos de Postdam, la ciudad y su región fueron incluidos en el territorio de Polonia y sus habitantes alemanes fueron integralmente deportados hacia Alemania y remplazados por polacos (se habla de un millón de personas). De esta manera, la identidad de la ciudad es muy compleja. El alcalde citó una frase de una carta célebre escrita por los obispos polacos a los obispos de Alemania en 1965 como base de una reconciliación entre ambas naciones: “Los perdonamos y les pedimos perdonarnos” (We forgive you and we ask to be forgiven). Han retomado esta base para su programa de la capitalidad 2016 y se han propuesto alcanzar tres metas: (1) Subrayar el mensaje de la tolerancia; (2) Mejorar y completar la infraestructura cultural; (3) Lograr que la gente participe en la cultura tanto activa como pasivamente (“creando” y “consumiendo”). El alcalde declaró que la cultura es una inversión para la economía y si su ciudad deseaba continuar con el fuerte crecimiento económico y bajo desempleo que tiene, deberá apoyarse en la cultura. Mencionó a Richard Florida y sus tres T (talento, tecnología y tolerancia) agregando la I de identidad para su ciudad. Está convencido que la cultura hará más feliz a la población, en una ciudad creativa y abierta caracterizada por la innovación y el crecimiento económico.

El panel continuó con una presentación sobresaliente del Dr. Pierluigi Sacco, Decano de la Facultad de Artes, Mercados y Patrimonio de la Universidad IULM de Milán, intitulada “La cultura para un crecimiento inteligente: los canales fuera del Mercado” basada en su artículo de fondo “Culture 3.0: A new perspective for the EU 2014-2020 structural funds programming”. La cultura es más que un sector amplio e importante de la economía, se trata de un “software social” que es muy necesario para gestionar la complejidad de las sociedades y de las economías contemporáneas en todas sus múltiples implicaciones. Es bastante probable que a nivel macroeconómico el total de los efectos indirectos de la participación cultural sea mucho más grande que el total – ya de por sí notable – de los efectos directos. Una vez que seamos capaces de medir los efectos indirectos de la cultura en las diferentes dimensiones (‘capitalizar’ la cultura), será posible llevar a la política cultural a las primeras prioridades de la agenda política. Estos efectos son aún más reforzados por el crecimiento de las industrias culturales y creativas, pero sólo en cuanto tal crecimiento sea lo más incluyente y participativo posible. El Dr. Sacco destacó la transición de la Cultura 1.0 (pre-industrial), pasando por la Cultura 2.0 (industria cultural) hacia la Cultura 3.0 (comunidades de prácticas y no sólo mercados). Para su análisis, observa ocho de los efectos indirectos de la producción cultural (y la participación): innovación, bienestar, sostenibilidad, cohesión social, nuevo espíritu empresarial, poder blando (soft power), identidad local y la economía del conocimiento. La cultura es una plataforma de pre-innovación, estimula las capacidades de las personas en términos de sus actitudes hacia lo desconocido o no-experimentado. En cuanto al bienestar, el Dr. Sacco presenta los resultados de unos estudios científicos que relacionan la participación cultural y el bienestar psicológico, por un lado, y la esperanza de vida, por otro lado. Ejemplifica con el caso de la asistencia a los conciertos de música clásica o del teatro. Curiosamente, ¡la poesía tiene un efecto negativo! Independientemente de este último detalle que van a estudiar, la participación cultural parece tener un efecto positivo en la salud y si ello se confirma, la cultura tiene una base sólida para su financiación debido a la reducción que aporta a los gastos de seguridad social. También se está demostrando que la participación cultural tiene una correlación positiva con respecto a la sustentabilidad, por ejemplo al medirla en relación con el reciclaje.  Es decir que entender los efectos indirectos de la cultura tiene una importancia mayor en la concientización de los financieros sobre el necesario apoyo al sector cultural.

En un plano práctico, Christer Gustafsson, director de los museos regionales y patrimonio de Halland en Suecia, presentó su enfoque que pasó de la “protección a la pro-acción” con respecto al patrimonio y las CCIs en una estrategia de planeación regional.

El Director de Artes del British Council, Graham Sheffield, recordó que en los disturbios de los meses pasados en Inglaterra, en un barrio conmocionado, la casa de la cultura no fue atacada y en parte se debió a la defensa de la comunidad, muestra de que la participación ciudadana tiene sentido ya que se apropia de la institución cultural. También señaló que en la planeación del desarrollo de los distritos financieros del área metropolitana de Londres se consideró a la cultura ya que las artes y la cultura atraen inversión a la ciudad, y esto se ve en otras ciudades como Liverpool, Manchester, Gateshead, entre otras. A nivel nacional, países como Estonia o China están invirtiendo seriamente en las ICCs. En Nigeria se está comenzando a invertir mucho en la educación y la formación profesional. Para Sheffield, la evidencia está ahí, claramente, hay inversiones inteligentes, pero no hay suficientes “cerebros inteligentes” en el gobierno para entenderlo. Los efectos positivos son visibles.

Para responder a los ponentes, dos invitados muy distintos. Por un lado, la Secretaria General de la red “Culture Action Europe”, Ilona Kish, comenzó preguntándose por qué es todavía difícil convencer a los que no pertenecen al sector cultural. Subrayó que es necesario actuar de manera distinta, como se está haciendo a través de la campaña “We are more”. En cambio, Rudolf Niessler, Director de la coordinación de política regional de la Comisión Europea, expresa su posición en la que es necesario tener una perspectiva más amplia, no hablando de sectores, más bien de objetivos transversales en los que la cultura tiene un papel (inclusión social, estrategias de especialización inteligente…). Sorprendentemente (quizás no tanto, pero ya lo explicaré en otra nota), Niessler sentenció que es necesario mostrar pruebas concretas de la contribución de la cultura a la economía, sobre todo ahora que hay restricciones de presupuesto en un marco de la crisis.

Chris Torch, desde el público, recordó un ejemplo en que se ha invertido en cultura a pesar de la crisis, en la región de Puglia, donde muchos edificios (40) se están convirtiendo en un nuevo modelo de complejos culturales (incubadoras, centros culturales, centros comunitarios…). Sheffield respondió también que ya hay suficientes evidencias. Si se desea innovación, ¡el riesgo es necesario!

Sesiones de información.  Seleccioné por un lado, el tema de “2012 año internacional de diálogo intercultural China-Europa”. El próximo año se pondrá en relieve toda acción cultural significativa de cooperación cultural emprendida entre China y la UE, mediante una etiqueta. No habrá un presupuesto específico, se usará parte del de comunicación de la DG Educación y Cultura. Las negociaciones del alcance del programa se están negociando entre Beijing y Bruselas. No se debe confundir este tipo de acciones con las que caracterizaron a otros años como “año europeo de… diálogo intercultural / innovación / lucha contra la pobreza…”. Después acudí a la sesión “Regiones y cultura, para colmar un déficit democrático”.  Se trata de una red que está naciendo, incorporando a representantes de administraciones locales y regionales así como de responsables de las oficinas de representación de ese tipo de administraciones en Bruselas (como la representación de Ile-de-France). Cuenta con 18 miembros interesados en temas diversos como la Cultura en la estrategia Europa 2020, las ICCs, el marco financiero 2014-2020, Europa creativa, etc. La pertenencia es gratuita, la red es administrada por el Gobierno Galés, Escocia y la región Västra Götaland.

Panel 4 – El empoderamiento de la sociedad civil en los países fuera de la Unión Europea: ¿Están prestando los actores culturales una voz fuerte a los procesos de democratización?

Decía el programa “La primavera árabe ha demostrado cuán poderosa puede ser la combinación de una juventud determinada y las nuevas tecnologías. Como se pudo ver en los países ex comunistas de Europa del Este, las voces culturales son trascendentales en la amplificación de las llamadas por la democracia de parte de la sociedad civil en su sentido abierto. Pero solamente pueden florecer en un contexto de protección de los derechos humanos. ¿Cómo puede la Unión Europea – que promueve los derechos humanos y la democracia como un objetivo estratégico de sus relaciones exteriores – dar mayor apoyo a la realización de este objetivo al integrar a actores culturales en su acción?  Este panel examinará el papel de los actores culturales y su cooperación en los procesos democráticos y cómo la UE puede promover esos procesos así como promover la comprensión mutua y los intercambios interculturales entre la UE y los países exteriores.” (Mi traducción)

Ahmed El Attar, Director del Independent Theatre y administrador general de la Fundación Studio Emad Eddin, recordando su participación como artista, se pregunta abiertamente ¿por qué todavía seguimos discutiendo sobre la importancia de la cultura?… ¡como si no fuera obvia! Cuando hace 15 años decidió en Egipto ser un director de teatro independiente, la gente a su alrededor no entendía su decisión. Sus actividades han sido siempre con financiación exterior ya que la ley egipcia daba la posibilidad al gobierno de cambiar unilateralmente la composición de la administración de una asociación basada en Egipto. El director comentó que si bien los representantes del gobierno han cambiado, lo que es necesario hacer evolucionar es la sociedad y en ello las artes y la cultura tienen un papel esencial. Presentó un corto vídeo que ha circulado en las redes sociales, conmocionando a la sociedad, que presenta dos escenas de violencia corporal, la primera en una escuela en una comunidad apartada donde los niños son golpeados sistemáticamente, y la segunda una escena en una comisaría de policía en que los presuntos culpables son golpeados también. El debate entre aquellos que sostienen este sistema de castigos y sus detractores es vivo en Egipto. El director también comentó que los procesos de solicitud de ayudas de la Unión Europea son complicados, engorrosos (una pesadilla) y exigen un personal dedicado a ello, lo que no siempre es fácil. Recomienda adoptar una estrategia como la sueca que ha contratado a un intermediario que facilita los procesos. Dio énfasis a las becas de formación y apoyos a los artistas como los otorgados por la Fundación Roberto Cimetta.

En una presentación emotiva y preocupante, Natalia Kaliada, fundadora y co-directora artística del Teatro Libre de Bielorrusia, “país situado a dos horas de avión de Bruselas”, denunció el totalitarismo reinante en su país, donde no hay ninguna libertad de expresión (ni de palabra ni artística). Recordó su arresto, la tortura que sufrió de parte de la policía y las amenazas a su familia (secuestro programado de su hija). También señaló la enorme cantidad de personas detenidas que participaron en la manifestación después de las “elecciones” pasadas. Por ello, invita a unirse a la campaña “Free Belarus now” que ha contado con el apoyo de artistas y sociedad civil en distintos países.

La dramaturga serbia, Borka Pavićević, del centro para la descontaminación cultural de Belgrado, recordó la transición difícil que ha vivido, tanto como persona como en su centro, en los que los problemas de identidad, de raíces, de unificación, de interpretación de los derechos humanos han ido de la mano con una cultura utópica, subversiva, demostrativa, que se manifiesta. “La Democracia no es sinónimo de una Sociedad Liberal”. Subrayó el lugar del arte en los momentos de miedo.

En un plano completamente distinto, regresando al terreno de los discursos de ideas sobre las políticas de la Unión Europea, la neerlandesa Marietje Schaake, miembro del Parlamento Europeo, se interesa en el papel de la UE en el campo de la cultura y las relaciones exteriores, cuando ésta desafía al status quo. Piensa que la UE debe apoyar a los espacios de cultura en el mundo, vehiculando los valores europeos, luchando contra la censura y la libertad de expresión en internet (pensando en el caso sirio). Invitó a la jornada sobre la cultura en el Parlamento Europeo el 29 de noviembre.

Los encargados de responder pertenecen ambos a direcciones de la Comisión Europea. Hugues Mingarelli, director administrativo para el Norte de África, Medio-Oriente, Península arábiga, Irán e Iraq, del servicio europeo de acción externa, recordó que los valores europeos son los valores universales. En la mayoría de los procesos de transición, hay el riesgo de que surjan períodos autoritarios. Contra ello, los artistas tienen una importancia significativa. Cada programa de la UE con los países terceros tiene una componente cultural. Entre las medidas que han previsto, la de otorgar apoyos a asociaciones que no están reconocidas por el país (por ejemplo, las de la oposición) y la de promover los acuerdos de visas facilitadas para algunos países. El director de desarrollo humano y social de la dirección de cooperación (EuropAid) de la Comisión Europea, Kristian Schmidt, compartió con el público la futura orientación de su unidad, dando una importancia particular a la promoción y protección de los derechos humanos. Como ejemplo de proyectos en este sentido, señaló la reconstrucción del Puente de Móstar. Se mostró opuesto a la instrumentalización de los artistas.

Sesión de clausura – Jan Truszczyński, Director General, DG Educación y Cultura, Comisión Europea. El Director retomó el tema de cada sesión de las jornadas y los fue asociando para comprender la filosofía del futuro programa “Europa creativa”. En este sentido, mencionó que será mucho más que la fusión de tres programas previos. También habrá un fondo de garantía para el acceso a la financiación comercial. Se han propuesto mejorar el monitoreo y la comunicación de resultados. La Comisión ha hecho una propuesta de presupuesto y el monto final dependerá de las negociaciones. Dijo que es necesario que los actores culturales apoyen esta propuesta financiera. La Cultura, que está considerada transversalmente en otros programas, sobre todo en la política regional, debe mostrar que sus efectos corresponden a la estrategia Europa 2020.

 

Con esta nota concluyo la reseña de las presentaciones del European Culture Forum. He tratado de recoger las ideas principales y en algunos casos he entrado en mayor nivel de detalle. Mi nota siguiente presentará algunas ideas y críticas con respecto al contenido y la participación del Foro. Adelanto un poco: si el interés de organizar una conferencia europea de esta naturaleza es innegable y los contactos inducidos entre los participantes son ciertamente positivos, la dinámica de las presentaciones, los comentarios, las preguntas y respuestas parecían no relacionarse con la(s) realidad(es) que atravesamos y las perspectivas futuras.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s