La “Fabrique, Laboratoire(s) artistique(s)”, el nuevo centro cultural de Nantes

Proyecto emblemático del mandato de Jean-Marc Ayrault, alcalde de Nantes, ciudad mediana al Oeste de Francia, el centro cultural La Fabrique fue inaugurado el viernes 30 de septiembre, lo que constituye una buena noticia en el marco de morosidad económica y anímica que se está dejando sentir a nivel nacional francés y europeo. A nivel local y metropolitano, su apertura es coherente con una serie de políticas culturales desarrolladas desde los años 90s con el fin de apoyar la emergencia artística, las nuevas formas de creación, las redes culturales y las soluciones colectivas que favorezcan el interés general, en un marco de dinámica transformación urbana y económica.

De hecho, si hubiera que dar un ejemplo significativo en Francia de lo que es la implementación del concepto de la “ciudad creativa”, Nantes podría ser citada en primer lugar, puesto que las autoridades públicas locales están desarrollando un “barrio de la creación” donde se están instalando establecimientos de educación superior y de investigación, empresas y centros culturales y creativos, entre ellos La Fabrique.

En esta nota abordaré brevemente la génesis de la estrategia cultural de la ciudad de Nantes, antes de presentar las características principales del nuevo centro.

Consolidación de la cultura en las políticas de desarrollo territorial de Nantes

“Al contrario de otras ciudades del mismo tamaño en Francia, Nantes es una ciudad de posibles. No se cierra la puerta a la cultura. Una idea respaldada por un buen dossier puede desencadenar una aventura”[1]

Después de las crisis económicas en los sectores naval y agrícola que afectaron a Nantes y su región, los responsables políticos detectaron la necesidad de abrirse a nuevas dimensiones, sobre todo la cultural, ya que deseaban entre otros evitar un repliegue comunitario por parte de los habitantes. Hacía falta desarrollar nuevos imaginarios y generar nuevas miradas sobre Nantes, así como darle una proyección internacional. Al mismo tiempo, ya comenzaban a ser numerosos los artistas residentes, muchos de éstos se presentaban en diversos espacios informales, adoptando formas de expresión artística en ocasiones muy contemporáneas y algunos son ahora aclamados a nivel internacional, como la compañía Royal de Luxe. Jean-Louis Bonnin, consejero cultural del alcalde de Nantes y del Presidente del área metropolitana comentaba en el marco de una formación que muchos actores culturales, como agencias o casas de edición, compañías de músicos y empresas del sector privado lo contactaban para solicitar apoyos o subvenciones con el fin de mejorar su trabajo tanto cualitativa como cuantitativamente, a lo que era difícil responder desde su posición de servicio público. Sin embargo, él estaba plenamente consciente de que esos profesionales de la cultura y sus empresas eran esenciales para el desarrollo mismo de la actividad artística y el acompañamiento de artistas. Comenzó así una reflexión en el Departamento municipal de cultura sobre la importancia de ese polo económico y su influencia en la vida cultural de la ciudad y del área metropolitana, reconociendo que frecuentemente las empresas creativas no tienen acceso a las ayudas de las Cámaras de comercio ni de los bancos. Realizaron entonces un estudio en el que se mostró por ejemplo que decenas de miles de empleos estaban relacionados con dicho sector y que éste tenía una dimensión internacional; una cartografía detallada posterior mostraba también que el 80% de los diplomados de la escuela de arte de Nantes trabajaba en el sector artístico privado local al concluir sus estudios. Enseguida se interrogaron sobre cómo encontrar financiación para este sector y concibieron programas de economía solidaria, cheques creativos, apoyos a la creación de mini empresas de tres o cuatro personas, entre otros. Estudiaron también los temas del valor agregado y de los derechos de autor.

De esta manera, en el marco de la estrategia general de renovación urbana – económica, social, industrial y ciudadana –  la cultura encontró su lugar natural, insistiendo en una apertura artística en el campo de las políticas culturales “tradicionales”, pero no solamente: inspirados por la noción de “ciudades creativas”, apostaron también por apoyar a los actores privados de la cultura relacionados con la arquitectura, el diseño, la moda, las tecnologías, los medios audiovisuales, etc., que hasta entonces no se consideraba mucho en la dirección de asuntos culturales. El consejero Bonnin comentó que es una cuestión altamente política en el sentido de que es necesario encontrar un equilibrio entre el servicio público y los imperativos económicos. Para aprender e intercambiar sobre  otras experiencias en el área de los clústers culturales, participaron como líderes en el proyecto ECCE (2006-2008), con la colaboración de ciudades europeas, universidades, empresas, etc. y actualmente continúan en ECCE innovation (2009-2011).

En resumen, podríamos decir que el proyecto del barrio creativo “Le quartier de la création” es la punta del iceberg de toda una estrategia política transversal emprendida para transformar a Nantes en una “ciudad creativa” de dimensión internacional con vistas al futuro. Detengámonos ahora en el más reciente de los elementos que integran este proyecto en devenir.

La Fabrique, laboratorio(s) artístico(s) en el “Barrio de la creación” de Nantes

La isla de Nantes, de 337 hectáreas, tiene la particularidad de encontrarse en el corazón del área metropolitana. Era sede de un gran polo industrial que entró en crisis y prácticamente dejó vacío un gran espacio que desde hace diez años está en un ambicioso proceso de rehabilitación, en particular con un proyecto llamado el “Barrio de la creación”. Éste pretende generar un centro de excelencia sobre las industrias creativas orientado a los estilos de vida, al eco-diseño y a la innovación. Bajo el modelo de los polos de competitividad, el clúster estará implicado tanto en el apoyo a la iniciativa empresarial creativa e innovadora como en el desarrollo de la educación superior y la investigación. También incluirá una componente de mediación cultural, científica y técnica para que el público pueda beneficiarse de los resultados de la investigación.  Dentro del área de la creatividad, La fabrique tiene un papel central al ser un equipamiento estructurante pluridisciplinario que tiene como misión permitir que se desarrollen en las mejores condiciones aquellos experimentos que representen una dinámica cultural innovadora. El proyecto fue fruto de una colaboración desde 2003 con los actores culturales de Nantes para responder de manera óptima a sus necesidades de creación y de producción. Es decir, La Fabrique es un lugar polivalente para la difusión de todas las formas de músicas amplificadas, creaciones multimedia y transdisciplinarias, con espacios de vida abiertos a todos, donde la creatividad de unos inspira a los otros con la visión de crear pasarelas entre arte y sociedad. Es administrado colectivamente por el Ayuntamiento de Nantes y doce asociaciones locales. Cinco de entre ellas participaron en particular a lo largo de la planeación: Apo33, Mire, Microfaune, Trempolino y Songo. Sin embargo, éstas no se imaginaron aisladas de los otros barrios y asociaciones de la ciudad, sino en red.

En cuanto a la filosofía del proyecto, el eje fuerte consiste en apoyar la creación, que debe “apropiarse” de los lugares, ya sea por medio de colaboraciones puntuales como por ensayos o residencias, mediante la experimentación, el empirismo así como la reflexión. También es previsto como un polo de formación que acompañe a artistas, técnicos, ingenieros e investigadores en el campo de las nuevas tecnologías en su desarrollo profesional, con talleres, conferencias, acciones de proximidad, redes, etc. y está dirigido del mismo modo hacia los públicos. Así, un centro de recursos generalista y especializado participará en su desarrollo. El ambiente será lúdico, pero también profesional, para nada elitista.

Lo que fue construido por la colectividad debe ser utilizable por todos los actores de la vida cultural de Nantes, lo que es solamente una justa compensación”.

Se ha expresado el compromiso con la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales según el espíritu de la UNESCO y de la agenda 21 de la cultura.

Espacialmente, La Fabrique está conformada por dos edificios separados construidos sobre las viejas instalaciones industriales y portuarias. El proyecto es del arquitecto es Michel Bertreux. Se buscaba un confort discreto para una tecnología prodigiosa.

El edificio A, de aspecto “post-industrial” simboliza el espíritu de los astilleros. Corresponde principalmente a la asociación Stereolux. Cuenta con una sala de 1.200 lugares llamada MAXI, una sala modulable de 400 lugares llamada MICRO y un espacio de 100 lugares dedicado específicamente a show-cases llamado La PLACE (140 m2 para experimentación artística y exposiciones alrededor del sonido y el multimedia).

El edificio B representa un cubo metálico luminoso que da la impresión de estar colocado sobre un antiguo Blockhaus de la segunda guerra mundial. Corresponde a la asociación Trempolino. Cuenta con siete niveles en que hay un hall con un bar, un escenario para los show-cases y las performances, así como 16 estudios de ensayo, de formación y de grabación para los músicos y los artistas. Tiene también un jardín experimental. Se habla de un prodigioso laberinto de estudios y locales “sobre-equipados”, accesibles sin embargo con el pago de un abono muy poco oneroso (55€ al mes por estudio por 3 horas de ensayo semanal). De manera similar, para hacer accesible el centro cultural a los organizadores de conciertos más arriesgados (en el sentido artístico y de atracción de públicos), el Ayuntamiento ha previsto participar cubriendo los costes del personal técnico y de seguridad.

Naturalmente, al ser un espacio cultural nuevo en un espacio en rehabilitación, puede tenerse la impresión de que le falta todavía “un alma”, pero se irá rodando conforme pase el tiempo. Si algunas reticencias se dejan oír – “puesto que está inscrito en el ADN del rock estar en guerrilla contra el establishment” – lo que es claro es que “los rockeros de Nantes son niños consentidos”, como diría JD Beauvallet en un artículo.

El costo global de La Fabrique ha sido de €27,5 millones, con la financiación del Ayuntamiento de Nantes, del Área metropolitana de Nantes, del Consejo departamental, del Estado francés, del Consejo regional y de los Fondos europeos-Feder.

Para quienes entienden francés, les recomiendo ver este simpático vídeo de presentación del proyecto. La inauguración del centro fue acompañada de un variado programa de actividades durante todo un fin de semana.

En suma, la Fabrique viene a complementar y enriquecer la animada vida cultural ya desarrollada en este sector en Nantes, tanto en la propia isla con proyectos como L’île des machines, como en sus otros barrios, baste citar el nombre de un centro cultural tan confirmado como Le lieu unique, o Pannonica, o pensar en sus ochenta cafés-concerts, sus muchos organizadores independientes de conciertos en salas muy diversas como el Violon Dingue, el Ferrailleur, Au Chien Stupide… Sin embargo, una de las cuestiones que se deberá observar en los meses siguientes es la relación de los actores del “barrio de la creación” entre sí, ¿serán los contactos naturales o se requerirán pasarelas y puentes para fomentar las interacciones?

Cabe destacar que esta ciudad no entró en la competencia de ciudades francesas para el programa de las capitales europeas de la cultura correspondiente a Francia para el 2013, que ganó Marsella. Nantes decidió continuar su trayectoria con una planificación sólida. Por ello, Nantes nombró para sí a 2012 como “año de la cultura”. Desean mostrar que Nantes es un ejemplo de “ciudad creativa” donde el papel de la cultura participa plenamente de su visión de largo plazo. Se delinea ya como un faro al Oeste de Francia y una ciudad integrada a la cooperación (y ¡competencia!) entre ciudades europeas.

Post Data: Te recuerdo que del 24 al 26 de noviembre se desarrollarán en Madrid las IV Jornadas Ciudades Creativas organizadas por la Fundación Kreanta. Puedes descargar el programa final, inscribirte o seguir las conferencias vía streaming. También hay un blog con información muy interesante en torno a este tema. En twitter: @JornadasKreanta

¡Nos vemos en Madrid!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s